Hace poco publicamos un artículo sobre consejos para vender tus manualidades en Internet, en el que os comentábamos que había que cuidar el packaging a la hora de enviar tus obras. Pues bien, de eso mismo queríamos hablar en este artículo. Y es que muchas veces envíamos nuestros trabajos sin el mimo y el cuidado que necesitan, y eso denota dejadez y mal hacer. Por no hablar que sin un mínimo cuidado, los productos pueden llegar a los destinatarios rotos o en mal estado. A continuación os damos unos cuantos consejos sobre cómo realizar el envío de tus manualidades para fidelizar a tus clientes.

Carta de agradecimiento

Antes que nada, antes de meter tu manualidad en el contenedor de envío, incorpora una carta de agradecimiento al cliente. Puedes describir con todo lujo de detalles cómo has creado la manualidad, y por último, puedes dar las gracias al destinatario por haber contado contigo. Procura que la carta sea de un papel de calidad y decórala en función de tu estilo. Una vez hecho esto, vamos a proceder al envío.

Sobres acolchados

Dependiendo de las dimensiones de la manualidad, tendremos que escoger distintos contenedores a la hora de enviarla. Por ejemplo, si la manualidad es pequeña, yo siempre recomiendo el uso de sobres acolchados. Este tipo de sobres cuentan en su interior con plástico de burbuja incorporado, por lo que nuestro producto estará protegido ante posibles golpes, ralladuras y usos inadecuados. Además, estos sobres son de cartón por fuera, así que tendrás vía libre a la hora de personalizarlos.

Si quieres personalizar uno de estos sobres puedes decorarlos con dibujos acordes a tu arte e incluso pegar adornos con goma-eva, e incluso tiras de washi-tape. Incluso puedes incorporar detalles como el olor, perfumando el sobre con un aroma que capte tu creatividad. Aunque pueda parecerte a priori una tontería, todas estas cosas son valoradas un montón por los destinatarios. Cuida la relación con tus clientes, y estos estarán encantados de repetir las ventas.

Cajas de cartón o de madera

Si por el contrario, la manualidad es grande, opta por una caja. Ya dependiendo de la fragilidad del producto, puedes escoger una caja de cartón si esta no es muy fragil, o una de madera si es una manualidad delicada. Es importantísimo que acolches el producto con plástico de burbujas para que no haya ningún susto. Asegúrate de que no dejar ningún hueco entre el producto y las paredes de la caja. El plástico de burbujas no es muy caro, así que no escatimes por el bien de tu obra.

Cierra la caja con celofán o cinta de carrocero cerciorándote de que ninguna de las aperturas de la caja queda sin sellar. Por último, si te preocupa al máximo la integridad de tu manualidad puedes asegurar la caja con flejes mediante una flejadora manual. De esto modo, seguro que no se abre por el camino.

Al igual que los sobres, las cajas también se pueden personalizar. No escatimes en detalle y decórala acorde a tu espíritu creativo.

Espero que con este artículo hayas aprendido alguna que otra cosa sobre cómo realizar el envío de tus manualidades. Recuerda poner todo el amor en tus envíos, como el que imprimes al crear tus obras. ¿Tienes algún consejo más? Nos encantaría que nos lo comentaras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here