Los niños de ahora tienen de todo, pero cuando muchos de nosotros éramos pequeños nos las teníamos ingeniar para conseguir lo que más nos gustaba. Personalmente, me he criado en un ambiente humilde y en mi casa, cuando era niño, no había dinero para comprar coches teledirigidos ni juguetes similares. Así que, me tenía que crear mis propios coches de juguete. Vale que no se controlaban con un mando, pero para mi, eran lo más. En mi barrio cada uno fabricaba el coche con lo que tenía, pero con el tiempo aprendimos a refinarlos. En este artículo te muestro cómo hacer tus propios coches de juguete sin tener que rascarte el bolsillo.

Coche con pinzas de la ropa

Este es el coche más simple de todos, por eso he querido ponerlo en primer lugar. Tan solo necesitarás una pinza de la ropa, una pajita, un alambre, hilo y cuatro botones. Creo que, con solo verlo, se explica el montaje solo. Yo me lo he pasado pipa con estos coches, pero claro, si quieres hacer carreras, necesitarás una rampa de cartón como la que aparece en la imagen. Si no, puedes utilizarlo de juguete, guiándolo con el dedo.

Coche con cartón

Los coches de cartón son todo un clásico. Con estos coches los más pequeños no tendrán la sensación de estar controlando un coche, si no de que están conduciéndolo de verdad. Puedes complicarte la vida todo lo que quieras. Es decir, puedes ponerles ruedas, o simular unas con platos de plástico como puedes ver en la imagen de arriba. De todas maneras, cuantas más cosas le pongas, más realista lucirá sin duda. Si quieres recrear piezas de coche con la mayor fidelidad, existen webs como el sitio Autorecambiosstore.es en la que podrás ver imágenes de recambios en alta calidad.

Coche con globo

La principal diversión de este tipo de coches es verlos cómo salen despedidos cuando el globo pierde aire. Puedes hacerlo de madera o con materiales reciclados como puedes ver arriba, lo importante es su característico «motor«. Para el motor, únicamente necesitaremos una pajita, una goma y un globo. Lógicamente, la pajita debe ir pegada al cuerpo de nuestro coche. En la imagen se ha utilizado un washi tape, y queda realmente genial. Después solo falta soplar por la pajita hasta inflar el globo. Una vez inflado, retienes el aire con la mano, lo posicionas bien y lo dejas escapar. Esto, además de llevar el coche lejos, provocará una estrundosa pedorreta que generará la risa de los más pequeños.

Coche con tubo de papel higiénico

Y para terminar, otro coche de juguete la mar de simple. Simplemente necesitarás, un tubo o canuto de papel higiénico, cuatro pedazos circulares de cartón y cuatro chinchetas de las que se abren. Solo tienes que hacer cuatro agujeros en el tubo donde irán las ruedas, acoplárselas con las chinchetas anteriormente mencionadas y ya estaría. La gracia que tienen este tipo de coches es que, al ser cartón, se pueden decorar como se quiera. Desde hacerlos como si fueran un deportivo, hasta, por qué no, un tractor.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here