Los trabajos manuales tienen múltiples ventajas para los más pequeños, puesto que les ayuda a entretenerse, desarrollar sus capacidades creativas y, lo que es más importante, funcionan a modo de estímulo a nivel de aprendizaje de arte, estudios sociales y ciencia.

Todos los pequeños deben mostrar interés por este tipo de trabajos, de modo que es tarea de los adultos crear un ambiente adecuado tanto en la escuela como en el ámbito doméstico para que los niños se animen a realizar manualidades.

Los trabajos manuales propician que los pequeños, así como otros colectivos: personas adultas, ancianos… mejoren su nivel de motricidad fina, estimulen su imaginación, sientan interés por la artesanía, potencien su creatividad y aumenten su nivel de autoestima.

Realizar trabajos manuales en casa con los pequeños es también una forma de mejorar la relación intergeneracional, por lo que esto obliga a que adultos y pequeños trabajen de la mano y potencien su vínculo emocional.

A continuación os mostramos algunas ideas para personalizar el material escolar de los niños. Con estas propuestas no solo se fomenta que los pequeños muestren interés por sus pertenencias, sino que vean más atractivo el colegio y la enseñanza.

Adornos para lápices

Es muy frecuente que los pequeños en el colegio, durante las clases, pierdan sus lápices, si tienen que llevarlos ellos mismos de casa y no los hay en el centro escolar. Para evitar esto, una idea es hacer toppers para lápices con goma EVA, tijeras y rotuladores.

Esta manualidad es bastante sencilla y no requiere dificultad ni lleva asociado peligro alguno, pues las tijeras que se utilizan son tijeras escolares, que no producen cortes en los pequeños.

Personalizar mochilas, haz de tu mochila un personaje monstruoso

Una segunda manualidad relacionada con el material escolar es la de personalizar la mochila. Para muchos pequeños, su mochila es como su seña de identidad, lo que los diferencia del resto, de ahí que muchas grandes marcas hagan marketing a través de estos productos.

Así, vemos mochilas de los personajes Marvel, de Disney, de los deportistas más cotizados… Por desgracia, estos modelos suelen tener un precio bastante alto, de modo que muchas familias no pueden acceder a ellas.

Una fórmula para que los pequeños sigan usando la mochila que realmente quieren es decorándola ellos mismos. Un ejemplo es convertir este producto en una mochila monstruosa.

Los pasos a seguir son sencillos, basta una mochila simple, unos pequeños retales de tela, hilo, aguja y un poco de imaginación.

Bolsas o envases para la merienda

La clave para que los niños hagan cosas que no siempre quieren hacer es conseguir que no vean estas acciones no de modo tan rutinario y aburrido, sino más divertido.

La tercera manualidad que proponemos es crear bolsas o envases divertidos para la merienda. Basta con utilizar material escolar y de papelería, como el que ofrecen en Carlin, para conseguirlo. En la web de Carlin están disponibles odo tipo de productos relacionados con el sector de la papelería y el material escolar.

Ya sea para envases de plástico, de papel o de cartón, únicamente se necesitan rotuladores de colores, o si lo deseamos pintura acrílica, para realizar esta manualidad. Ah, y nuevamente no puede faltar un poco de imaginación.

Un sello identificativo y personal

Una cuarta idea con la que personalizar el material escolar de los pequeños y así evitar que se pierda es personalizarlo creando un sello personal. Este sello se puede estampar en todos sus textiles: ropa, estuche, mochila…

Para crear el sello únicamente se necesita un trozo de goma o caucho y un cúter, así como un elemento para tallar el nombre en la goma. El sello se moja en tinta de sello y finalmente se estampa en todos los textiles que deseemos.

Lápices personalizados

Finalmente, otra manualidad sencilla. Guarda mucha relación con la primera, la de incluir adornos en los lápices, pero esta es incluso más sencilla, pues consiste en darle un toque alegre a los lápices comunes que venden en cualquier papelería.

Para personalizar los lápices únicamente necesitamos cinta adhesiva decorativa y tijeras. Esta manualidad es interesante llevarla a cabo solo en lápices de tinta negra y no de colores, ya que si tapamos los lápices de colores, el pequeño puede que se confunda al utilizarlos.

Dejar respuesta