Crear un jardín vertical es posible; Sólo se necesita algunos materiales y plantas, como las aromáticas.

Este tipo de planta, además de brindarte una gran belleza, ayudará a que tengas todo lo necesario a la hora de preparar los más sabrosos platos. En el día de hoy, de daremos las pautas necesarias para que puedas crear tu propio jardín vertical en pocos pasos.

Antes de crear tu jardín vertical

Cómo crear tu propio jardín vertical
Fuente: Making Glemona Blog

Puedes colgar unas macetas en una estructura de enrejado. Esta estructura podrá ser de madera y colocarse en la pared de forma fácil, sólo perforando la misma. Las maderas que usarás para la confección del enrejado puedes tratarlas con algún material específico o con aceite de teca. Sólo tendrás que limpiar la suciedad, y después, aplicar el aceite dejando que se seque por completo.

Este mismo tratamiento puede ser usado para la protección de otras superficies de madera que estén expuestas a diferentes inclemencias climáticas. El tratamiento deberá hacerse, al menos, dos veces al año.

Elegir macetas que permitan una caída de las plantas

Cómo crear tu propio jardín vertical
Fuente: Making Glemona Blog

Las macetas que vayas a elegir para tu jardín vertical deberán permitir cierta caída. En IKEA se consiguen bonitos modelos de macetas y los ganchos adecuados para el trabajo. En este caso puntal, se eligieron ganchos para la organización de la cocina.

Es importante que tengas en cuenta que los ganchos que usarás para colgar las macetas deben ser grandes, ya que deberán soportar bastante peso.

Elección de las hierbas y plantas

Cómo crear tu propio jardín vertical
Fuente: Making Glemona Blog

En cuanto a la elección de las hierbas y plantas adecuadas para tu rincón verde en posición vertical, lo mejor es escoger aquellas que se vean bonitas durante todo el año. Si son de diferentes colores, mucho mejor. La mayoría de las hierbas aromáticas no requieren de demasiados cuidados, bastará con que tengan un poco de agua y estar expuestas al sol.

Algunas hierbas, como el romero, la menta y el tomillo, requieren de poca cantidad de agua. Las que tienen verdes, como el eneldo, orégano y albahaca, pueden requerir un riego más frecuente. Estas últimas especies pueden necesitar un poco más de cuidado.

El suelo en donde colocarás las plantas deberá ser el apropiado para mantener la humedad necesaria. Así, no necesitarás estar demasiado pendiente del riego.

Diseños, colores y formas de un jardín vertical perfecto

Cómo obtener tu propio jardín vertical
Fuente: Making Glemona Blog

Son muchas las formas que puede tener un jardín de este tipo, la elección dependerá de la decoración, del estilo y del espacio disponible en la casa. Lo importante es saber, que gracias a ser vertical, es algo que se puede realizar en espacios reducidos como un pequeño balcón, o incluso, en el interior de la casa.

Una buena alternativa, si vas a realizar un jardín como el que te proponemos en las fotografías, es que lo coloques lo más cerca posible de la cocina. Así podrás usar las hierbas en tus recetas más deliciosas, además de aprovechar el agradable aroma que las plantas desprenderán. Estos jardines son divertidos, fáciles de mantener y muy productivos.

Jardín para sitios con muy poco espacio

Cómo conseguir tu propio jardín vertical
Fuente: Making Glemona Blog

Si no cuentas con el espacio suficiente para montar una estructura y colocar macetas, una idea original es la de usar diferentes bolsitas que podrás confeccionar tú mismo. Muchos conocen este tipo de jardín como ‘muro de vida’ y es una variedad más moderna de los famosos jardines verticales. Las bolsitas pueden ser de materiales resistentes como la arpillera o el lienzo.

Jardín vertical en el interior de la vivienda

Muchas personas eligen colocar un jardín vertical dentro de su casa, por gusto o falta de espacio. En este caso es fundamental usar las plantas adecuadas para el interior, además de garantizarnos que recibirán la cantidad de luz necesaria. Recuerda siempre la importancia de mezclar diferentes especies, colores y formas para que quede mucho más vistoso y bonito.

No será necesario ocupar todo un muro, con sólo destinar un espacio pequeño bastará, no olvides que los jardines verticales también pueden ser aprovechados en la decoración y en la ambientación de los distintos espacios de una casa.

El secreto de mantener en perfectas condiciones un jardín pequeño es el uso de las plantas suculentas, una especie que se adapta a la perfección a los muros verticales de espacio reducido.

Jardines verticales en el exterior

Los jardines verticales se han vuelto toda una tendencia en los últimos tiempos. Cuando salgas a caminar o de paseo, detente a observar en los edificios o viviendas horizontales la gran cantidad de jardines verticales que encuentras, ¡te sorprenderá el número y las diferentes formas!

Si tienes la posibilidad de crear uno en una pared exterior de tu casa, notarás los buenos resultados, prácticos y estéticos. Anímate a jugar con los materiales y formas. Además de usar hierbas aromáticas y suculentas, podrás escoger entre otras especies como los helechos, geranios, bromelias, begonias, lágrima de bebé y la hoya carnosa.

Esperamos que los consejos que te hemos dado te alienten a crear tu propio jardín vertical, y nos cuentes tu experiencia con un comentario.

Dejar respuesta