3 manualidades fáciles que hacer con plastilina

Son muchos los padres que se preguntan cómo entretener a sus hijos durante los días de verano, aunque no siempre la respuesta es sencilla. En gran parte dependerá de los gustos de los más pequeños, pero si hay una actividad que gusta a todos los niños es sin duda hacer manualidades con plastilina. Se trata de una práctica muy beneficiosa ya que permite a los niños desarrollar su imaginación, llevando a cabo todas aquellas ideas que se les pasa por su cabeza. Además, es una actividad muy económica y apta para todo el mundo.

En el caso de que estés pensando en llevar a cabo esta práctica con vuestros hijos y no se os ocurre nada que hacer, hoy os compartimos algunas ideas que hacer con plastilina de forma sencilla.

Barquito con cáscara de nuez

barco nuez

¿Quién no conoce la famosa canción infantil «Un barquito con cáscara de nuez»? Con esta idea que os traemos, podréis crear ese barco y hacerlo navegar en la playa, piscina o en cualquier otro lugar. Para ello, los materiales que necesitaremos serán:

  • Nueces
  • Tijeras
  • Palillos de madera
  • Plastilina
  • Cartulina
  • Rotuladores

Lo primero que hay que hacer es abrir la nuez evitando que se rompa. La idea es utilizar las dos mitades para crear dos barcos diferentes. Cuando esté abierta, las rellenaremos con plastilina del color que más nos guste.

A continuación cogeremos la cartulina y recortaremos la vela del barco. Con la ayuda de un rotulador la podemos personalizar al gusto del pequeño.

Por último, cogeremos un palillo, que utilizaremos como mástil, y lo clavaremos en la plastilina. En él colocaremos la vela y ya tendremos el barco listo para navegar.

Caracoles de plastilina

caracol plastilina

Los caracoles es un animal que suele gustar mucho a los más pequeños de la casa. Será por su forma o por su manera de moverse, pero cuando los ven, lo primero que hacen es ir a por ello. Aprovechando esta situación, podemos diseñar nuestros propios caracoles con plastilina. Para ello lo que necesitaremos será lo siguiente:

  • Plastilina de diferentes colores
  • Palillos de madera redondos

Lo primero que haremos será el cuerpo. Para ello, cogeremos un trozo de plastilina del color que queramos y formaremos una especie de «churro» de unos 5 o 6 centímetros de longitud.

Después, cogeremos otro trozo de plastilina de otro color. La estiraremos y haremos una espiral con ella. Cuando la tengamos creada, la colocaremos sobre el cuerpo que hemos hecho en el paso anterior. Aseguraros de que el tamaño del caparazón es algo menor que el del cuerpo.

Por último, cogeremos un palillo y lo partiremos por la mitad. Estos los clavaremos sobre nuestra figura colocando dos pequeñas bolitas de plastilina en su parte superior, actuando como si fueran las antenas. De esta forma ya tendremos nuestro caracol terminado.

En el caso de no querer o no tener palillos en casa, siempre podemos hacer las antenas de plastilina.

Monstruo de plastilina

monstruo plastilina

Los monstruos también suelen llamar mucho la atención de los más pequeños, por lo que se pueden convertir en nuestros grandes aliados a la hora de realizar manualidades con plastilina.

Lo mejor en este caso, es que cada niño puede crear el monstruo que más le gusta, dándole la forma que crean más conveniente.

Como ya hemos dicho, el cuerpo podrá tener cualquier forma, pero no hay que olvidarse de ponerles brazos y piernas. Por último, puedes utilizar ojos adhesivos para colocarlos en la cara del monstruo.

Además de lo que hemos comentado a lo largo de nuestra publicación, ¿qué otras ideas se os ocurren que se pueden hacer con plastilina de forma sencilla? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Ir arriba