¿Quieres darle un toque de naturaleza a tus paredes? Podrás hacerlo en familia, con la ayuda de tus hijos. Te proponemos realizar un cuadro fácil y económico que quedará muy bonito, además podrás darle tu estilo personal, combinando diferentes formas y colores.

Recuerda que los niños podrán ayudarte pero vos serás el experto, el que haga la parte más difícil. Antes de comenzar a realizar el trabajo deberán ponerse de acuerdo con la parte que realizarán cada uno, ya que el cuadro implica el uso de clavos y martillo, herramientas que no deberán usar los niños.

Un toque de naturaleza

Elementos necesarios para la creación del cuadro

Bloque de madera de 15 x 20 x 4 centímetros, martillo, hilo, clavos cortos, marcador o rotulador permanente, pinturas, una hoja de árbol grande.

un toque de naturaleza

Paso a paso para la creación del cuadro

Este paso es opcional, pero los resultados serán muy buenos. Pinta el bloque de madera con algún tono que te agrade y combine con las paredes. Recuerda que los colores deberán ser naturales. Este paso lo podrás realizar con tu hijo ya que los pequeños disfrutan mucho de la pintura.

un toque de naturaleza

Elijan juntos una hoja natural de un tamaño grande, si no tiene las posibilidad o no tienes árboles cerca podrás conseguir una plantilla de hojas en alguna tienda especializada. Traza la hoja en el bloque de madera ya pintada, realiza el trabajo con un lápiz negro

un toque de naturaleza

Este paso deberás hacerlo vos para garantizarte una mayor prolijidad. Cuando ya lo hayas hecho con lápiz repasa las líneas con el marcador permanente.

Ahora es hora de martillar, un momento donde se necesita de algo de seguridad. Si vas a querer que tu hijo te ayude recuerda darle las instrucciones necesarias, un práctico consejo es colocar en el mango del martillo un poco de cinta y para recordarles hasta dónde deberán tomar la herramienta. Si el niño es más grande tendrá un mayor control.

un toque de naturaleza

Coloca clavos por sobre toda la línea dejando una distancia de 0,5 a 0,7 centímetros entre ellos. Este paso requiere de paciencia. Verifica que los clavos estén bien colocados para evitar que se muevan o salgan más tarde.

un toque de naturaleza

Anuda la punta del hilo o de lana en uno de los clavos, y pasa el hilo por el interior en torno a otro clavo y de vuelta a otro clavo. No será necesario hacerlo en algún orden. Lo importante es que sea una actividad divertida y que toda la superficie quede cubierta de hilo.

Vía: Crafting connections

 

Dejar respuesta