Si estas organizando una fiesta para niños no podrás dejar de poner un gran plato de malvaviscos, a los pequeños les encantan y le darán una buena dosis de color a la mesa. En este artículo te daremos una genial idea para que puedas personalizar tus malvaviscos o marshmallows con banderas de tabla.

Para ello necesitarás algunos palos de madera para barbacoa, papel grueso de diferentes colores, malvaviscos, tijeras, tijeras de jardín, pegamento, marcador.

Personaliza tus malvaviscos

Lo primero que tienes que hacer es cortar rectángulos de papel que midan aproximadamente 3 x 1,5 centímetros. Después usa la tijera de jardín para cortar los palos de barbacoa de unos 5 ó 6 centímetros de largo.

Personaliza tus malvaviscos

Después usa el pegamento sobre el papel y doble la parte superior de la banderita. Presione el papel alrededor del palo y mantenlo unos segundos apretados. Realiza lo mismo con cada una de las banderillas, cuando ya estén listas sólo tendrás que usar el marcado o rotulador para poner los nombres.

Si quieres destacarte te pasaremos una receta para que puedas preparar tus propios malvaviscos. Los ingredientes necesarios son: 2 tazas de azúcar granulada, un paquete de cola de pescado, colapez o gelatina en polvo sin sabor, 1 cucharadita de esencia de vainilla, 125 ml de agua hirviendo, 125 ml de agua fría, colorantes vegetales comestibles, aceite para los moldes, azúcar impalpable, chocolate en polvo, coco rallado, fécula de maíz para espolvorear los malvaviscos.

Preparación de los malvaviscos

En primer lugar deberemos preparar los moldes para cuajar la mezcla. Podrás usar los que más te gusten, lo importante es que tengan cerca de 4 milímetros de diámetro.

Personaliza tus malvaviscos

Usando una servilleta untamos de aceite todos los moldecitos y después espolvoreamos el azúcar impalpable, la fécula de maíz, el chocolate en polvo o el coco rallado que vamos a usar para decorar los malvaviscos. También se pueden usar moldes de silicona de diferentes tamaños.

En un recipiente apto para batir colocamos el agua hirviendo y encima la gelatina, dejamos que se disuelva sola, reservamos. Con el azúcar granulada y el agua fría hacemos un almíbar de pelo. Para eso colocamos el azúcar en una cacerola y vertemos el agua. Recuerda que es muy importante no revolver jamás el almíbar porque el azúcar se puede cristalizar.

Agregar al almíbar la esencia de vainilla y unir ambas preparaciones batiendo unos minutos. Colocar la preparación en los moldes y dejar enfriar en la nevera al menos 3 ó 4 horas.

Vía: Morning Creativity

Dejar respuesta