Regalar flores es una de las mejores opciones a la hora de demostrar cuanto nos importa una persona. Las flores son capaces de transmitir sentimientos solo es necesario elegir las adecuadas para cada ocasión, además de elegir la mejor forma de presentarlas. Los centros y los ramos suelen ser las más habituales y que cualquier floristería ofrece. Hoy queremos ir un poco más lejos y enseñaros a preparar vuestros propios ramos para que sea aún más personal. Gracias a estos sencillos pasos, podrás crear un ramo de gerberas multicolor, un ramo de rosas para San Valentín o cualquier otro tipo de ramo con el que sorprender a tus seres queridos.

Preparar la base para el ramo

Lo primero que deberemos hacer será preparar la base para el ramo que vamos a diseñar. Para ello, será bueno elegir un florero u otro elemento adecuado para el tipo de flores que vayamos a utilizar. En su interior colocaremos agua fresca para un mejor mantenimiento de las flores.

Dentro del recipiente, podemos colocar hojas verdes, ya sean naturales o artificiales, para darle un toque de color. Otra alternativa es utilizar papel celofán de colores que sobresalgan de nuestro jarrón.

Preparar los elementos para el ramo

A la hora de montar nuestro ramo, es necesario que contemos con un buen número de flores para hacerlo más vistoso. Aquí podemos utilizar flores de un mismo tipo y color, o bien mezclar diferentes tipos y colores.

Además de las flores, otros elementos que necesitaremos serán varas donde sujetar aquellas flores de tallo alto, hojas grandes decorativas, helechos y alguna otra flor pequeña.

Los colores de las flores dicen mucho sobre el ramo. Elígelos con cuidado, a partir de lo que quieras transmitir con ese ramo. Por último, recuerda tener a mano cintas y decoraciones para complementar el acabado final del ramo.

Guía para armar ramos de flores

Una vez tengamos todos los elementos preparados, es el momento de empezar con el proceso. Lo primero será colocar las varas y flores de tallos más largos en el centro. Por la zona baja, colocaremos los helechos y hojas grandes que servirán como sujeción para las demás flores. Los posibles huecos que puedan quedar, los completaremos con otras flores, colocándolas según la altura de estas. Con esta forma de colocación, conseguiremos crear un ramo de forma redondeada, dejando todos sus elementos a la vista.

En el caso de querer crear un ramo de flores en bouquet, tendremos que colocar las flores en espiral. Para ello, primero lo haremos en nuestras manos y cuando tengamos la forma que queramos, las llevaremos al agua. Al igual que en el caso anterior, lo primero será utilizar aquellas flores más altas para a continuación ir descendiendo en altura, teniendo cuidado de que todos los tallos queden juntos. Entre las flores, es bueno ir intercalando hojas decorativas. Cuando la forma sea la deseada, lo ataremos con un hilo de algodón para que el ramo cuente con una base sólida.

Ahora que ya conocéis los pasos necesarios para crear un ramo de flores, solo os queda poneros manos a la obra para darle vuestro toque personal.

Dejar respuesta